El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

CARLOS LUIS RODRÍGUEZ

Otro 'Cantar del Mio Cid'

16.05.2018 
A- A+

"QUÉ buen vassallo si oviesse buen señor". Este tuit que se incluye en el Cantar del Mio Cid se ha repetido incansablemente para describir la situación más frecuente en nuestra historia, o sea, bravos servidores como el Cid Campeador, el Empecinado, Pizarro o Alatriste sirviendo a líderes ineptos que acaban frustrando las gestas del héroe. De lo cual se colige que, de haber habido jefes competentes, los acontecimientos hubiesen tenido un cariz muy diferente. El célebre poema data según parece de 1200. Sería por lo tanto una constante en nuestro atribulado carácter patrio.

No está tan claro. Al menos lo que viene sucediendo desde hace tiempo en el territorio de la izquierda y el nacionalismo gallegos más radicales indica lo contrario. Si un bardo escribiese un Cantar del Mio Beiras o del Mio Villares el argumento tendría que ser muy diferente porque no falla el líder sino precisamente los vasallos. "Qué buen señor si oviesse buen vasallo". Los señores que ha tenido esa tendencia política siempre fueron de talla descomunal. Es difícil encontrar en el gauchismo occidental alguien como Xosé Manuel Beiras que combine formación, erudición, puesta en escena y destreza parlamentaria.

Sin embargo sus intentos por construir alrededor de sí partidos, alianzas o confluencias consistentes, nunca acabaron bien. En cuanto el núcleo apostólico se extiende, entran virus en el sistema del beirismo y el invento se bloquea. Como Sísifo, el admirado profesor lo intenta de nuevo pero cerca de la cima asoma de nuevo el oportunismo o la rencilla y todo se viene abajo. Mientras que el señor trabaja en un tiempo histórico, el vasallo se limita a un mezquino corto plazo.

Todo indica que Villares sigue los mismos pasos. Si bien se mira es un lujo que alguien como él acepte encabezar algo tan heteróclito como En Marea. A menos que sea un ingenuo, es de suponer que ya presumía que estaría zarandeado por esos incesantes debates ideológicos que tanto gustan a la izquierda mas recia. Sin embargo, lo de la diputada que protege con el acta a unos gamberros es un desafío de otro tipo. De repente ha descubierto que en la formación están emboscados pícaros que han aprendido a utilizar las variopintas denominaciones de la macedonia populista, para esconder lo que es tan solo un medio de vida. Se repite el drama beirista.

Mientras que el señor opera en términos políticos, la vasalla se esfuerza en conservar como sea el escaño pasando rápidamente de Marx a Santa Rita. La misma anticapitalista que aboga por la propiedad publica de los medios de producción, privatiza su cargo parlamentario abjurando si es preciso de las sacrosantas bases. Lógicamente ni el PP, ni el PSOE ni el BNG piden ya su dimisión; están poniendo velas para que mantenga el espectáculo.

Total, que en este Cantar actual son las huestes las que fallan. Si la historia se ajusta a los hechos, dirá que Beiras y Villares estaban muy por encima de la tropa que tuvieron que reunir para comparecer en la batalla. Son líderes del Olimpo obligados a bregar con representantes de la picaresca política, con malos e infieles vasallos.

Periodista