El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Tarde de zarzuela con la “Banda Municipal”/ “Aula Airas Nunes”

12.07.2018 
A- A+

La “Banda Municipal” nos invita en ”As Praterías”-20 h-, con su titular Casiano Mouriño Maquieira, a una de sus sesiones veraniegas, dedicada a uno de los repertorios por los que siempre siente un especial interés, el mundo de la zarzuela a través de seis de nuestros fundamentales maestros. Francisco Alonso, por ejemplo, del que en estas fechas se viene programando en el “Teatro de la Zarzuela”, la sorprendente “124 horas mintiendo!”, un trabajo de los años cuarenta a los que J. Fernández Guerra calificará como uno de los agujeros negros de nuestra historia y que cualquier dato que nos llegue de entonces, tiene mucho valor. Para hoy, el pasodoble de “La Calesera”, que conocería su estreno en el mismo “Teatro de la Zarzuela”, un 12 de diciembre de 1925. En resumen, en su trama, una historia amorosa entre una tonadillera y un liberal revolucionario, “Rafael”, enamorado a su vez de la marquesa “Elena”. El autor realizó en definitiva un respetable trabajo de cohesión musical, por el uso acertado de cantables por un acierto total. El pasodoble colorismo, pinta de perlas en una zarzuela de méritos reconocibles.

 Reveriano Soutullo y su inseparable Juan Vert, consigue con “La del Soto del Parral”, uno de los aciertos que han sabido mantenerse en cartel, conseguido gracias a la ingeniosa complicidad de ambos artistas. De la misma, se toma una “Fantasía”, procedente de la “Primera Parte. Hay respetables especialistas que indican que en la zarzuela se encuentran  algunos de los rasgos más destacables de esta pareja creativa. En su comienzo, con su primer número, muestra ya el grado de madurez a que habían llegado y su estreno en el “Teatro de La Latina”, en el otoño de 1927, colmaba con creces las apetencias de un público que gustaba navegar entre aguas fronterizas, en cuanto a géneros estilísticos, de ahí su pervivencia a lo largo de distintas generaciones.

“El Bateo” de Federico Chueca, un genuino sainete lírico sobre libreto de Antonio Paso y Antonio Domínguez, para estrenar el siglo XX, y del que nos llegará una “Fantasía”. Es  el auténtico ambientillo de las calles de los madriles castizos, el de “El barberillo de Lavapiés” o “Pan y toros”, un teatro por horas al servicio de un público necesitado de las ligerezas del llamado “teatro por horas”, sobre temáticas cotidianas y reconocibles. En esta zarzuela, nos encontramos precisamente en los barrios bajos capitalinos y en una casa popular que prepara el bautizo de un niño. No faltan, como es de rigor, los organilleros que asoman con señorío en el cuadro segundo, que van a participar en el festejo.

“Luisa Fernanda “ es decir Federico Moreno Torroba,  otro bastión de obra arraigada que se anuncia como comedia lírica, y que también escucharemos en una posible selección. Por esta zarzuela se pasean con regodeo la propia “Luisa Fernanda”, que en su estreno tuvo a Sélica Pérez Carpio, “Vidal Hernando”, “Carolina”, “Javier Moreno” o “Rosita”. Nuevo emparejamiento creativo, por el compositor moreno Torroba y el libretista Guillermo Fernández Shaw, quienes ya habían plantado sus reales con “Doña Francisquita”. Otro éxito espectacular en una carrera que se había iniciado con “La canción del olvido”, en 1916. La construcción de los personajes, es a la postre uno de sus puntos fuertes.

Pablo Sorozábal estará igualmente gracias a una selección de “La del manojo de rosas”, por lo que nos apuntamos a un nuevo éxito seguro, en este sainete lírico puesto en escena en el “Teatro Fuencarral” madrileño, en el otoño de 1934. En medio una leyenda de añadido. Había corrido el rumor de que el libreto había sido en un principio para Moreno Torroba, quien al parecer lo rechazó por considerarlo poco lírico. La zarzuela sin el menor reproche, está dotada de los mejores elementos musicales: Romanzas, dúos, habaneras, chotis, piezas de fox-trot y partes instrumentales.

Tomás Bretón, para completar, con la “Jota” de “La Dolores”, obra de alguien que por su capacidad creativa, abarcará la mayor parte de géneros musicales de la época de la Restauración, que tendrá la confirmación definitiva en el espacio de la enseñanza como director del “Conservatorio de Madrid”, durante cerca de veinte años, además de la organización de las actividades sinfónicas como respetable director de orquesta, al frente de formaciones como la “Sociedad de Conciertos” o la “Orquesta Sinfónica”.

Aula de Cámara “Airas Nunes”

Turno para los alumnos del curso “Aula de Cámara Airas Nunes” que completará con dos sesiones en el “Paraninfo da Universidade”-19´00h.-, tras una intensa semana comenzada con un par de charlas repartidas entre Javier y Manuel López Jorge, la primera a cargo de Javier desglosando detalladamente la “Sonata para violín y piano” de Cesar Franck, que se ampliaría con la interpretación idiomática, en la que estaría acompañado por la chelista Morganne de Lafforest, en una lectura distinta. Manuel, en su apartado, y con el título de “Mental imaginary in musical competition: A creative process”, nos descubriría su faceta como compositor, a través de algunas de sus obras: “Jacobsland”, ”Un afogado”, “Montañas ao lonxe” y “Senderos imaxinarios”.

Dos conciertos de gran calado en su planteamiento. El del “Trío Hélios”, con el “Piano trío en Do M. Hob.XV:27” y el estremecedor “Trío nº 1, en Re M. Op. 71”, temperamental y profundo que nos dejaron Camille Fonteneau (violín), Raphaël Jouan (chelo) y Alexis Gournel (piano), en el que disfrutamos de una visión preciosista del “tema” y de tres cánones escogidos, además de la  “trío sonata” de la “Ofrenda Musical BWV 1079” de J.S.Bach. con el “Weiner Ensemble”, que integraban el flautista Máté Bán; el pianista István Vass; la violinista Réka Baksai y la chelista Morgane de Lafforest.  La viola Riuka Golani y el pianista Andràs Kemenes, pusieron lo nota sublime con la “Sonata Arpeggione” de Schubert y el Shostakovich de la “Sonata para viola y piano Op. 147”

Para esta tarde, la pianista de Corea del Sur, con “Gargoyles Op. 29” de Lowell Libermann, que cuenta con un amplio repertorio de cámara, con un cuarteo destinado al “Cuarteto Emerson”; un ballet inspirado en Mary Shelley, Frankenstein, y dos ópera: “The Picture of Dorian Gray” (Oscar Wilde), para la “Monte Carlo Opera” y “Miss Lonelyhearts”, encaro de la “Juilliard School”. También es autor de sinfonías y conciertos.  Matteo Polizzi (Italia), nos dejará la “Suite nº 3 para violoncelo en Do M. BWV 1009”, conjunto de seis obras de las que se conservan las copias de Anna Magdalena, su segunda mujer, además de otras dispersas de J.Peter Kellner, organista y amigo del compositor.

El “Trío Wefford”, violín, chelo y piano, pondrá en atriles el “Trío en Sol m. Op. 15” de B.Smetana, obra nacida a la sombra de vivencias luctuosas, por la pérdida de su hija Bedriska, Smetana buscaba con ello buscar refugio en el trabajo intenso que le ocuparía la composición de esta obra que fue estrenada a finales de 1885, en el “Seminario de Praga”, por Anton Bennevitz, August Golterman y el autor al piano. De nuevo el “Trío Hélios”,que tan excelente impresión nos dejaron con Haydn y Beethoven, y que ahora eligen el “Trio en Sol M. K. 564”, uno de los últimos  de la serie de cinco, destinados a esta formación. Destaca la sencillez del “Andante con variaciones” y el aire popular del “Rondó final”