El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¿Por qué no un funeral de Estado?

13.07.2018 
A- A+

DEBATE. Siempre que fallece un gran hombre -lo era Albor- se reaviva el debate sobre la necesidad de regular los funerales de Estado. No lo están en España y tampoco en Galicia, pero quizás sería bueno disponer de una hoja de ruta para despedir con el respeto que merecen a gobernantes que, como el primer presidente de la Xunta autonómica, lo dieron todo por servir a sus países y a sus conciudadanos. Hace justo un año, uno de los grandes estadistas del siglo XX, Helmut Kohl, fue despedido con el primer funeral de Estado europeo de la historia, en Estrasburgo. Desde el respeto absoluto a la decisión de la familia, creemos que Albor merecía una capilla ardiente en el Parlamento de Galicia, la institución que representa la soberanía del pueblo que tanto amó. Y al que sirvió con entrega generosa y ejemplar.