El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La secta que captó a Patricia Aguilar está relacionada con la muerte de un bebé en Santiago

Marisol Fabiola Raue mató a su hija en 2015 en el transcurso del Congreso Gnóstico Internacional // Está en un psiquiátrico

Marisol Fabiola Raue en el juicio - FOTO: Fernando Blanco
Marisol Fabiola Raue en el juicio - FOTO: Fernando Blanco

ALEXANDRA CORDERO. SANTIAGO   | 11.07.2018 
A- A+

Gnosis, la secta de la que fue rescatada la española Patricia Aguilar y su bebé el pasado miércoles en Perú, es la misma con la que se relacionó a Marisol Fabiola Raue Ortega, acusada de matar a su hija Victoria, de solo seis meses,, en un hotel de Santiago en el que se estaba celebrando el Congreso Gnóstico Internacional.

El asesinato de la niña se produjo el 31 de agosto del año 2015 cuando, tras discutir con su marido y que éste se fuera con parte de los asistentes al congreso a realizar una excursión, Marisol estranguló a la pequeña con sus propias manos en la habitación en la que se alojaba el matrimonio.

En aquel momento un abogado de origen argentino se desplazó hasta Galicia y presentó ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago, donde se estaba investigando la muerte del bebé, dos escritos argumentando que este homicidio "no es un acto individual y demencial, sino la ejecución de prácticas enseñadas por la secta" (en alusión al congreso en el que participaban los padres de la pequeña Victoria). Héctor Walter Navarro Pandol, acusó también al marido de Marisol, Raúl Serrano Martínez, de haberla inducido a cometer el asesinato, ya que, supuestamente, habían incumplido una de las normas de la secta a la que ambos pertenecían y que posteriormente captaría a Patricia Aguilar en Elche a través de Félix Steven Manrique, supuesto líder de la secta religiosa.

No obstante, Raúl Serrano Martínez no fue acusado por el juzgado que instruyó la causa y ni siquiera llegó a declarar en la vista oral que se celebró en junio de 2016 al acogerse a su derecho de no testificar contra su mujer. La que sí declaró en este juicio fue Marisol, que reconoció haber cometido el asesinato, pero insistió en que lo había hecho por escuchar voces telepáticas que le decían que así salvaría al universo, porque su hija "era el mal". "Ahora me digo, ¿cómo pude pensar esas cosas?, pero entonces pensaba que mi hija era mala y escuchaba voces que me hablaban de forma telepática y me decían que tenía que matar a mi hija para salvar al universo", contó la madre durante la vista y entre sollozos. Además, añadió que tras la muerte de la pequeña, una nave espacial vendría a buscarla para transportarla al planeta Sirio, un astro al que se hacen numerosas referencias en la cultura de la secta Gnosis.

 

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt