El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

El disparadero del grupo quiero a mi abuela

XURXO FERNÁNDEZ   | 04.02.2018 
A- A+

 

César, batería y coros. David, guitarra y coros. Óscar, bajo y coros. Dicen sus compañeros que es el único que tiene estudios musicales. En la Escola de Jazz de Santiago, ni más ni menos. Allí se cruzaría con Javier Constenla y con Alberto Cereijo. Los tres, en conjunto, son Quiero a mi abuela. Si uno tomara las cosas por los pelos, y antes de oírles un sólo tema, uno diría de ellos que son un soplo de aire fresco. Pero después de oír varios, diría, más bien, que el soplo se convierte en un verdadero huracán. Hablamos largo y tendido sobre movidas de música en tres sitios concretos: en Santiago, en Ourense, en Vigo. Llegamos a la conclusión de que Vigo va ganando por puntos, por una cuestión de vieja tradición, de entusiasmo de público, también, y de mayor línea rupturista (de eso mismo hablaba con Iván Ferreiro el otro día, en el acto de la Cronopios). Analizamos el panorama, muy alentador hoy, de Santiago. Ellos dicen que cuando se pasean por Bilbao, o Barcelona, o Madrid, les preguntan que qué pasa en Galicia, que salen tantos grupos buenos... Y uno diría que el final de la respuesta son ellos mismos. Quizás porque están en un punto buenísimo, que responde a la fuerza que están desplegando los nuevos combos en este momento, en este lugar. Véase el caso paralelo de Malraio, que se presentaban hace unos días en A Gentalha do Pichel. De ellos y de éstos seguiremos hablando. Y mucho. Permanezcan atentos...