El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Francisco Umbral habla en su columna de la revista de Marisol: ‘Los sex symbols de Interviu’

21.01.2018 
A- A+

Utilizamos símbolos porque los necesitamos y porque es más fácil entendernos; así, hemos simbolizado en Marisol o en Lola Flores una forma de ser que a lo mejor no corresponde con la realidad.

Me imagino que cuando Marisol era una niña y hacía las películas que hacía, era una inconsciente, como todos los niños a esa edad. Como lo es Ana Torrent, que hace Cría cuervos o El espíritu de la colmena. Marisol, entonces, hacía un cine complaciente y bien visto por el Estado. Pero, como es inteligente, se da cuenta del engaño y llega a reaccionar incluso frente a su matrimonio. Marisol es una chica muy natural a la que le gusta vivir bien, bañarse mucho y tener algún niño que otro, pero no creo que su evolución llegue más allá.

Marisol, en sus primeros momentos, fue gratificadora de una maternidad medio  frustrada de las señoras españolas, que, aunque tuvieran diez hijos, no disfrutaban de uno tan rubio y tan simpático como era Marisol. Halagaba, pues, el instinto, el puro uterinismo femenino. En su actitud de hoy, halaga otra parcela del subconsciente, la de la libertad. Esta mujer que rompe con su marido, de la que se dice que ha tenido otros amantes, que vive con un señor que anteriormente ha tenido otras señoras…, esto es una aspiración secreta de todo el mundo, sobre todo cuando se vive la realidad concreta de un matrimonio alienante. Marisol, por tanto, ha cumplido la misma misión, pero satisfaciendo dos carencias.

Por otra parte, el mito es un fenómeno exclusivamente comercial. La industria cinematográfica creará todos los mitos que hagan falta. Una industria fuerte como la italiana creó a una señorita como la Pampanini. ¿Quién se acuerda hoy de la Pampanini? ¿Qué aportó la Pampanini al cine? Nada. Es un problema industrial, puramente industrial, porque, afortunadamente, señoras buenas hay en todas partes. Marisol ha hecho, en cambio, lo que ha podido, trabajó en dos o tres películas con Bardem, que no se puede llegar a más. Independientemente del resultado en categoría artística o en prestigio político.

A mí, Marisol siempre me ha gustado mucho eróticamente, hasta el punto de haber escrito bastante sobre ella, como un biografía corta, que se vendió en quioscos, y algunos artículos. Sí, siempre me ha parecido muy atractiva porque es la Ninfa, es la mujer que siempre tendrá algo de niña, pero algo de niña con mucho encanto. Incluso esas desproporciones que tiene también me gustan. Además, no sé si su situación civil es estimulante, pero creo que sí lo es, porque toda situación irregular, toda transgresión es, efectivamente, estimulante.