El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

"A loita duns mariñeiros contra un dos estados máis ricos do mundo"

11.02.2018 
A- A+

¡España callada, Noruega encantada! Sus voces se han escuchado en el Parlamento Gallego, en el Congreso, en el Senado, en el Consejo de Europa y hasta en la última ceremonia de entrega de los Premios Nobel de la Paz en Oslo, el pasado 10 de diciembre. Los apoyan sindicatos nacionales e internacionales, mareas granates y todos los partidos políticos, sin excepción. Y, aunque no cuentan con la demanda interestatal que agilizaría y facilitaría el proceso, tienen claro que no se rinden. Quieren hechos y no palabras. "Si el Gobierno español no tiene la gallardía de enfrentarse al Gobierno noruego y llevarlo al Tribunal de Derechos Humanos, nosotros sí tenemos vergüenza y dignidad y estamos reclamando lo justo y lo pertinente. No estamos reclamando nada que no nos corresponda", afirma Paz. "Con nuestro trabajo contribuimos al desarrollo de su marina mercante, que llegó a ocupar el segundo puesto a nivel mundial. Noruega se ha ahorrado más de quinientos millones de euros con el impago de nuestras pensiones. Ahora, el Estado Español nos ha abandonado", prosigue. Para continuar con su lucha, solo este año se movilizarán en Londres, Dublín, París, Berlín, La Haya, Ginebra, Viena, Roma y Atenas. A partir del invierno que viene, lo harán en Copenhague, Helsinki y Estocolmo. "Moriremos más, pero detrás de nosotros quedarán nuestros hijos e hijas. No abandonaremos las calles hasta que no tengamos una solución definitiva".

1959

Una de las primeras delegaciones noruegas en nuestro país se llevaría ochocientos marineros para la mercante, a pesar de que ya había trabajadores españoles en el país escandinavo desde el año 1948. En la segunda ocasión, en el año 1962, serían cuatro mil más. Así hasta completar la cifra de 12.000, que hoy son el total de afectados en España. Se calcula que hay hasta veinte mil de otras nacionalidades.

1963

Se firma entre España y Noruega un convenio bilateral para evitar la doble imposición. Mediante este acuerdo, se decidió que debían pagar impuestos en Noruega. Eso sí, por ley tenían prohibido afiliarse a la seguridad social, ya que para ello había que estar empadronado en un municipio del país. Requisito que no se le exigía a los noruegos, ya que algunos incluso tenían residencia en España.

1994

Hasta la década de los noventa, con la instauración del Espacio Económico Europeo (EEE) el 1 de enero de 1994, no hubo un acuerdo entre los gobiernos español y noruego para el reconocimiento de los trabajadores internacionales, su derecho a entrar en el sistema de protección social y, con ello, la garantía del pago de sus pensiones. No obstante, éste no tiene carácter retroactivo.

2008

Nace el colectivo Long Hope. La organización es la responsable de interponer una demanda contra el Estado Noruego, al amparo del Convenio Europeo de Derechos Humanos, y en tribunales noruegos, como paso previo a Estrasburgo.