El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Vete de mi parte

El blog de Pepe Domingo Castaño

A COVIÑA TABERNA.
Rúa Lamalonga, 3
15177 –MERA (Oleiros – A Coruña)
Tfno.609 82 83 37
A COVIÑA TABERNA. Rúa Lamalonga, 3 15177 –MERA (Oleiros – A Coruña) Tfno.609 82 83 37

12.11.2017 
A- A+

El sabor de Mera.
Mera es un pequeño paraíso situado en el mar de Oleiros. Sus bellísimas playas miran de frente a A Coruña. Allí, entrando por el callejón del quiosco de Tonecho, está A Coviña, una taberna donde te hacen la vida más fácil y más divertida. Me llevaron a esta taberna mis amigos Felucho Varela, Xesús Naya y Álvaro Someso. Fue una noche en la que nos zampamos una tortilla de patatas jugosa y tentadora y unos pimientos de Herbón fritos como mandan los cánones. Todo ello regado con unas botellitas de Viña Mein, nuestro ribeiro de cabecera. Aquello, como era de esperar, fnalizó con guitarras, piano y gargantas desatadas hasta la madrugada Luego, fui otras veces con la familia y pude ratifcar mi primera buena impresión de A Coviña. Te recomiendo que empieces con unas “cigalas del día”, un manjar que sólo se pesca en el mar coruñés, no son muy grandes, pero sí muy sabrosas y te van a encantar. No te olvides de los chipirones, pescados la noche anterior en la mismísima bahía de Mera, que vienen con cebolla pochada y unas patatas fritas crujientes recién hechas, que lo convierten en uno de los platos estrella de la casa. Luego, prueba, si todavía puedes, un salpicón muy digno y bien sazonado o uno de los pescados del día al estilo Coviña, o el bacalao especial, que es uno de los favoritos de la carta. Como plato fuerte, nosotros optamos por una carne asada al estilo pueblo, con su pimiento rojo y sus pataquiñas, que fue la guinda de una cena genial y sin pretensiones. Por cierto, Antonio, el jefe de esta taberna, es un enamorado del vino, tiene una bodega muy bien surtida y siempre está dispuesto a recomendar los mejores caldos. Salimos de A Coviña con la sensación de haber disfrutado de una noche muy sabrosa en una taberna, en la que la naturalidad, la sencillez, la amabilidad y la excelente materia prima convierten una cena en un canto a la felicidad y a la vida.

Si pasas por Mera, no olvides pasar por A Coviña. Pregunta por Antonio. Y, ya sabes, vete de mi parte