El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

"Estar en desacuerdo, sí, pero dándose la mano siempre" (Albor)

Fue elegido 'Gallego del Año en 2009' por su gran vocación social y humanista

Albor leyó su discurso acompañado Núñez Feijóo, Antonio Castro y Sánchez Bugallo
Albor leyó su discurso acompañado Núñez Feijóo, Antonio Castro y Sánchez Bugallo

ROSA RÍOS SANTIAGO   | 13.07.2018 
A- A+

EL CORREO GALLEGO concedió en 2009 a Albor el Premio Gallego del Año. El acta del jurado lo califcaba como un hombre "bo e xeneroso" tras resaltar sus valores, entre ellos su "transcendente achega ó sentimento de galeguismo en liberdade e a profundización da convivencia en democracia, eixos do seu mandato como primeiro presidente da Autonomía de Galicia, orientado cara ó fin último da dignifcación de Galicia".

En su discurso de agradecimiento hizo gala de su característica humildad al decir: "Siempre me quedará la duda de que el jurado haya acertado, mas lo agradezco profundamente y lo acepto con humildad puesto que ellos así lo han decidido".

Después de confesar que no esperaba el premio, porque "como muchos de ustedes saben, escribo desde hace años en EL CORREO GALLEGO, ¡que ya es premio suficiente! y, por lo tanto, ya me consideraba de casa", volvió a dejar aflorar su modestia al preguntarse: "¿Mis méritos? ¡No lo sé! Quizás habéis reconocido en mí a una generación de gallegos de diferentes profesiones, algunos médicos, con clara vocación humanista y social que sentaron las bases de lo que hoy en día aceptamos como un marco institucional, esencial para la convivencia y funcionamiento de nuestra sociedad".

Finalizó Albor con una frase prestada que le gustaba repetir y que él mismo seguía al pie de la letra: "Los norteamericanos tienen una frase que los políticos nunca deben olvidar: Disagreeing, yes, but always holding hands (Estar en desacuerdo, sí, pero siempre dándose la mano".

El presidente de la Xunta en 2009, Alberto Núñez Feijóo, recordó aquel día las condiciones en las que nació nuestro autogobierno: "Trátase de atopar nesa historia aínda tan recente, motivos para sentírmonos orgullosos do que fumos e do que chegamos a ser", y reconoció "pero Galicia precisaba de políticos que esqueceran os choros, transformaran soños en realidades" para rematar con rotundidad que "o home que personifica esa epopeia chámase Xerardo Fernández Albor".